Buscar

C. J. Rod

DERECHOS DE AUTOR: QUÉ SE PUEDE USAR Y QUÉ NO CUANDO ESCRIBES UNA HISTORIA

Escuela de Escritores Mnemósine

Estás escribiendo tu historia y de pronto de das cuenta de que tu escena tiene que trascurrir en un lugar específico, que hay un personaje importante de la vida real que aparece o te mueres de ganas de poner el eslogan de esa empresa para hacer un comentario satírico y genial.

Pues es importante que leas este artículo antes de seguir con eso, ya que hay cosas que puedes usar y otras que al estar bajo el derecho de autor tienes que abstenerte si no quieres ganarte una buena –y millonaria demanda-.

Ver la entrada original 668 palabras más

Anuncios

¿QUÉ SIGUE DESPUÉS DE ESCRIBIR UNA NOVELA?

Escuela de Escritores Mnemósine

¡Perfecto!, después de un gran esfuerzo y una buena inversión en horas y desvelos ya puedes considerar que tienes tu novela terminada.

¡Lo lograste!

Ahora puedes llamarte a ti mismo «escritor». Estás orgullo y a tu familia y amigos cercanos, quienes han devorado de un topetón tu trabajo, les encanta lo que has hecho. Te miras al espejo, alegre, y te dices constantemente que no te cambiarías por nadie.

Pero, ¿y ahora qué?, ¿Qué sigue después de esto?

Ver la entrada original 696 palabras más

El Pricipito de Antoine

Origen: El Pricipito de Antoine

El Pricipito de Antoine

El Principito es un cuento poético que viene acompañado de ilustraciones hechas con acuarelas por el mismo Saint-Exupéry. En él, un piloto se encuentra perdido en el desierto del Sahara después de que su avión sufriera una avería, pero para su sorpresa, es allí donde conoce a un pequeño príncipe proveniente de otro planeta. La historia tiene una temática filosófica, donde se incluyen críticas sociales dirigidas a la «extrañeza» con la que los adultos ven las cosas. Estas críticas a las cosas «importantes» y al mundo de los adultos van apareciendo en el libro a lo largo de la narración.A pesar de que es considerado un libro infantil por la forma en la que se encuentra escrito, también posee observaciones profundas sobre la vida y la naturaleza humana. Esto se puede ejemplificar con el encuentro entre el principito y el zorro, quien le enseña el verdadero sentido de la amistad y la esencia de las relaciones humanas; de hecho, la esencia misma del libro se encuentra reflejada en el secreto que le obsequia el zorro al principito: «Solo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos». Asimismo, otras temáticas principales son expresadas a través de frases del zorro, tales como «Te haces responsable para siempre de lo que has domesticado» y «El tiempo que perdiste con tu rosa hace que tu rosa sea tan importante»La obra fue publicada en abril de 1943, tanto en inglés como en francés, por la editorial estadounidense Reynal & Hitchcock, mientras que la editorial francesa Éditions Gallimard no pudo imprimir la obra hasta 1946, tras la liberación de Francia. Incluido entre los mejores libros del siglo XX en Francia, El principito se ha convertido en el libro en francés más leído y más traducido. Así pues, cuenta con traducciones a más de doscientos cincuenta idiomas y dialectos, incluyendo al sistema de lectura braille. La obra también se ha convertido en uno de los libros más vendidos de todos los tiempos, puesto que ha logrado vender más de 140 millones de copias en todo el mundo, con más de un millón de ventas por año. La novela fue traducida al español por Bonifacio del Carril y su primera publicación en dicho idioma fue realizada por la editorial argentina Emecé Editores en septiembre de 1951. Desde entonces, diversos traductores y editoriales han realizado sus propias versiones.Saint-Exupéry, ganador de varios de los principales premios literarios de Francia y piloto militar al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, escribió e ilustró el manuscrito mientras se encontraba exiliado en los Estados Unidos tras la batalla de Francia. Ahí tenía la misión personal de persuadir al gobierno de dicho país para que le declarara la guerra a la Alemania nazi. En medio de una crisis personal y con la salud cada vez más deteriorada, produjo en su exilio casi la mitad de los escritos por los que sería recordado; entre ellos, El principito, un relato considerado como un libro infantil por la forma en la que está escrito pero en el que en realidad se tratan temas profundos como el sentido de la vida, la soledad, la amistad, el amor y la pérdida. En relatos autobiográficos previos, se relatan sus experiencias como aviador en el desierto del Sahara y se cree que esas mismas experiencias le sirvieron como elementos para el argumento de El principito. Desde su primera publicación, la novela ha dado lugar a diversas adaptaciones a lo largo del tiempo, entre las que se incluyen grabaciones de audio, obras de teatro, películas, ballets, obras de ópera e incluso una serie animada y un anime.

@CeliRod1 (twitter e instagram)E

Christian Dior (2), coqueteando con Venezuela

GP CARACAS

Por: María Ángeles Octavio

Desde sus inicios en la moda, Dior conoció mujeres venezolanas. Las consideraba extremadamente elegantes y bellas. Siempre sonreídas, bien trajeadas, representaban luz en medio de la depresión que rodeaba el entorno parisino. Ajenas a los avatares de la guerra y cultas, ellas, admiraron el talento de Dior desde que su New Look comenzó a caminar por las calles de las grandes avenidas y boulevares franceses.

En los años cincuenta, bajo un implacable régimen autoritario, Venezuela estaba ubicada entre los cinco países con mayor crecimiento económico en el mundo; algunos vivían años de moda, lujos y opulencia, alimentada por los dólares que dejaba el petróleo y un exquisito y refinado gusto muy afrancesado, legado de Guzmán Blanco. Las hermanas del colegio San José de Tarbes se habían instalado en Venezuela y la educación que impartían era completamente francesa. Las mujeres de familias acomodadas de aquella época viajaban…

Ver la entrada original 2.016 palabras más

#EscritoresVenezolanos II

Origen: #EscritoresVenezolanos II

#EscritoresVenezolanos II

JULIO GARMENDIA  –  “La Tienda de Muñecos”

Julio Garmendia nació en el Tocuyo, edo. Lara, el 09 de enero de 1898. A los veinte años se radicó en Caracas, comenzando a trabajar en lo que representó siempre su vocación: el periodismo, en El Universal, iniciándose poco después en el difícil arte de la crítica literaria con su ensayo “Los Poetas Nuevos”. Fue uno de los fundadores del colegio La Salle. Después de corto adiestramiento, en un día no determinado, calladamente, partió Garmendia de viaje hacia Italia y Francia. Desde allí sorprendería a la crítica literaria de su patria con la publicación del volumen de cuentos  La Tienda de Muñecos (1927). La obra venía precedida de dos magníficas recomendaciones  prologada por César Zumeta y Jesús Semprum. Desde los años cincuenta su obra comenzó a ser revalorizada. A través del cuento fantástico, el cual cultivó en sus dos colecciones de relatos: La tuna de oro (1951) y La hoja que no había caído en su otoño (1979). También realizó estudios críticos los cuales fueron reunidos en los volúmenes: Opiniones para después de la muerte (1984) y La Ventana Encantada (1986) la obra de timón.

La obra: Julio Garmendia es un escritor mesurado y contenido, y tales características las refleja el cuento que aquí recogemos La Tienda de Muñecos. Dentro de sus líneas sobrias, escuetas, él nos representa un mundo cerrado y autosuficiente. Como en los cuentos infantiles, conocemos de oídas que existe otro universo más vasto, distinto, pero los protagonistas permanecen al margen de él. Quizás de momento podría pensarse que estamos ante una farsa, pero no se encuentra la exageración ni el descoyuntamiento de la realidad que caracterizan al género. Los muñecos son solo parte de un ambiente especial que va a configurar la vida de los tres seres de carne y hueso que actúan en el relato: el dueño de la tienda, su ahijado y heredero, que es el narrador, y el dependiente que en el contacto con los seres inanimados se ha amanerado y perdido hombría. Debe tenerse presente que el autor no desarrolla una trama o argumento, lo cual es una característica de sus obras. La ausencia o limitación de la acción es lo que nos produce la engañosa impresión de simplicidad. El propósito de la obra es comunicar directamente al lector un conjunto de imágenes de profundo contenido estético. La versión que se incluye en esta obra ha sido tomada de la edición de la Universidad de los Andes (Mérida, 1959).

LA TIENDA DE MUÑECAS (Fragmentos)   No tengo suficiente filosofía para remontarme a las especulaciones elevadas del pensamiento. Esto explica mi asuntos banales, y por qué trato ahora de encerrar en breves líneas la historia -si así puede llamarse- de la vieja Tienda de Muñecos de mi abuelo, que después pasó a manos de mi padrino, y de las de éste a las mías. A mis ojos posee esta tienda el encanto de los recuerdos de familia; y así como otros conservan los retratos de sus antepasados, a mi me basta, para acomodarme de los míos, pasear la mirada por los estantes donde están alineados los viejos muñecos, con los cuales nunca jugué. Desde pequeño se me acostumbró a mirarlos con seriedad. Mi abuelo, y después mi padrino, solían decir, refiriéndose a ellos: -¡Les debemos la vida!   No era posible que yo, que les amé entrañablemente a ambos, considerara con ligereza a aquéllos a quienes adeudaban el precioso don de la existencia.   Así transcurrieron largos años, hasta que yo vine a ser un hombre maduro y mi padrino un anciano idéntico al abuelo que conocí en mi niñez. Habitábamos aún la trastienda, donde apenas si con mucha dificultad podíamos movernos entre los muñecos. Allí había nacido yo, que así, aunque hijo legítimo de honestos padres, podía considerarme fruto de amores de trastienda, como suelen ser los héroes de cuentos picarescos.   Un día mi padrino se sintió mal.   -Se me nublan los ojos -me dijo- y confundo los abogados con las pelotas de goma, que en realidad están muy por encima.   -Me flaquean las piernas -continuó, tomándome afectuosamente la mano y no puedo ya recorrer sin fatiga la corta distancia que te separa denlos bandidos. Por estos síntomas conozco que voy a morir, no me prometo muchas horas de vida y desde ahora heredas la Tienda de Muñecos.

#EscritoresVenezolanos

“LA BALANDRA ISABEL” – Guillermo Meneses Guillermo Meneses, distinguido en el periodismo, la narrativa, la critica literaria y la diplomacia, nació en Caracas el 15 de diciembre d…

Origen: #EscritoresVenezolanos

#EscritoresVenezolanos

“LA BALANDRA ISABEL” – Guillermo Meneses

Guillermo Meneses, distinguido en el periodismo, la narrativa, la critica literaria y la diplomacia, nació en Caracas el 15 de diciembre de 1911. Estudió en la Universidad Central de Venezuela, de la que se graduó en 1936 de doctor en Ciencias Políticas. Luego de desempeñar varios cargos judiciales residió por once años en Europa como secretario de las embajadas de Venezuela en Francia y Bélgica.
Meneses publicó La Balandra Isabel llegó esta tarde, en 1934, obra antológica que le ganó de inmediato reconocimiento de la critica y del público, la cual después de numerosas ediciones, fue llevada a la pantalla por la productora Bolívar Films, película en blanco y negro coproducción de Argentina y Venezuela dirigida por Carlos Hugo Christensen sobre su propio guión escrito en colaboración con Aquiles Nazoa según el cuento homónimo de Guillermo Meneses que se estrenó el 3 de agosto de 1950 y que tuvo como protagonistas a Arturo de Córdova, Virginia Luque, Juana Sujo y Juan Corona.

En 1938 publicó sus Tres cuentos venezolanos. Un año después la novela Campeones. En 1946 otra del mismo género, El Mestizo y José Vargas; dos años más tarde una colección de cuentos, La Mujer, El As de Oro y La Luna. Luego en 1951 La Mano Junto al Muro, El Falso Cuaderno de Narciso Espejo 1952. Cable Cifrado de 1961, La Misa del Arlequín 1962, y de 1968 una antología bajo el título Diez Cuentos. Adicional, una pieza de teatro: El Marido de Nieves Mármol 1944.

La obra:
Este largo relato ha sido definido como novelín o como novela corta por algunos críticos. La trama se desenvuelve en el litoral guaireño, lleno de color y despreocupación, alrededor de dos peesonajes típicos de ese medio: el marinero de goleta Segundo Mendoza y su amante, Esperanza, una mujer de la vida alegre.
Esperanza sueña con que Segundo la haga su mujer para salir del tipo de vida que se ve obligada a llevar. El marino embriagado por la sensualidad y el cariño de la prostituta, le promete《darle real》,es decir, ponerle casa, abandonar su esposa e hijos que tiene en la isla de Margarita, y dejar de navegar para dedicarse a la pesca. Pero ya pasado el primer momento de placer, reflexiona y decide seguir navegando para quedarse con su familia.
Esperanza, al ver fracasados sus propósitos, busca el auxilio de un santero negro, quien le hace un ensalmo para obligar al marido a volver a su lado. Cuando arriba a puerto la balandra Isabel, Segundo no regresa; ha cambiado de empleo y no volverá a la Guaira. Esperanza reanuda su vida de mujer alegre.

(FRAGMENTO)

Una mujer desnuda -su única ropa el gran pañuelo blanco de velas tremolando en los brazos- era la《Isabel》al salir esta mañana de la Guaira. Chirriante, alegre y sucia se echó en medio del viento, sobre el mar.
Parecía una mujer. Porque todas las cosas del mar pueden parecerse a la mujer. Se hinchan las velas como pechos redondos; en el calor del sol hay un ragazo ardiente yben los vientos toda una gran caricia amplia. Cuando chocan las olas dentro de las espumas rotas, viven brazos desnudos, muslos y suaves torsos de mujer. Las tierras lejanas también son ariscas muchachitas oscuras dormidas sobre el mar.
Segundo sabe pensar estas cosas, las siente. Alguna vez las ha dicho a Martinote cuando hablan apoyados en la barandilla mohosa de la balandra “Isabel”.
Esta noche, bajo el regazo de las velas, entre la enorme noche del mar lleno de ruidos y movimientos, el marinero silva y revive sus últimos días pasados con Esperanza. No siente tristeza. Ahora que está lejos, ya no es nada Esperanza. Fueron tonterías lo de la otra noche. Esperanza… ¡tonterías! Basta con una a quien darle real. Siquiera la de Juan Griego cuida a los hijos. Esa será siempre, al fin y al cabo, su mujer.
A saber, si tienes razón Martinote cuando dice él, Segundo, tiene cara de marido serio, de padre de familia. Y saber si la cara dice la verdad. Porque goza más que con ninguna con su mujer de siempre, allá en el rancho anclado, viendo de lejos el baño con sus hijos en la playa serena de Juan Griego y abrazando con toda tranquilidad el cuerpo ancho, conocido, siempre amado y querido de su legítima y única esposa.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑